Comentario sobre la GPC “Acquired Temporomandibular Disorders in Infants, Children, and Adolescents” (2015).

Nombre completo de la guía: Guideline on Acquired Temporomandibular Disorders in Infants, Children, and Adolescents.

Asignatura: Métodos Específicos de Intervención en Fisioterapia II.

Universidad: Universidad Complutense de Madrid.

Nombre de los estudiantes: Laura Rodríguez Andrés, Álvaro Santos Santamaría, Irene Sanz Ramírez.

Contenidos de la guía:

 

Los trastornos temporomandibulares adquiridos se definen como un grupo de alteraciones musculoesqueléticas, nerviosas y articulares, con signos y síntomas similares. En ellos pueden verse afectados los músculos de la masticación, la articulación temporomadibular (articulación de la mandíbula con el cráneo) y otras estructuras relacionadas, como la región cervical.

En la actualidad, estas alteraciones se clasifican en dos grupos: trastornos de la articulación temporomandibular (que incluyen las alteraciones del disco, artritis,  artrosis, y fracturas articulares) y trastornos de los músculos de la masticación (como contracturas, hipertrofia o debilidad).

Las causas más comunes en niños y adolescentes son los macrotraumas (grandes impactos), por caídas con la barbilla o por accidentes de tráfico, y los microtraumas (lesiones provocadas por golpes o choques leves, continuos y repetitivos, que acaban originando lesiones mayores), como puede ser el bruxismo, rechinar los dientes o tocar instrumentos de viento. También podrían incluirse los desajustes anatómicos (mordida adelantada o torcida) y los factores psicológicos, como el manejo del estrés o la ansiedad.

Todo ello podría originar una serie de síntomas característicos, como son el dolor de oído y/o cabeza, ruidos al mover la mandíbula y bloqueos de la articulación, además de dolor a la palpación de músculos masticatorios por contractura o tensión.

En cuanto al tratamiento, los objetivos principales son la recuperación de la función mandibular, la disminución del dolor y la mejora de la calidad de vida.   

Podemos distinguir tratamientos reversibles e irreversibles, siendo los primeros los más efectivos en este rango poblacional. Mientras que los tratamientos irreversibles son intervenciones quirúrgicas y ortodoncias, los reversibles incluyen técnicas menos invasivas: educación del paciente, fisioterapia, terapia conductual, medicamentos, férulas oclusales estabilizadoras, etc. Para lograr una mayor mejora, se recomienda la combinación de los tratamientos pasivos (férulas) con los activos (fisioterapia).

Las técnicas más usadas en fisioterapia para el tratamiento de estos trastornos son la electroestimulación con corrientes analgésicas, el uso de ultrasonidos, la masoterapia, la terapia con frío y calor, y ejercicios pasivos y activos de la articulación temporomandibular.

 

Clinical Affairs Committee–Temporomandibular Joint Problems in Children Subcommittee. Guideline on Acquired Temporomandibular Disorders in Infants, Children, and Adolescents. Pediatric dentistry 37.5 (2015): 78.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s